Psicoterapia

El objetivo de la psicoterapia es ayudar a transformar el sufrimiento emocional estancado,  en una experiencia de vida más satisfactoria y menos apresada por síntomas. 

La persona que somos viene determinada en buena parte por nuestras vivencias presentes y pasadas. Vivir significa estar sometido a constantes y múltiples cambios.

A  medida que crecemos y vivimos, vamos aprendiendo y modificando pensamientos, actitudes, comportamientos y sentimientos, para adaptarnos a los cambios que comportan las diferentes situaciones con las que nos encontramos. Estos cambios suceden, muchas veces, de modo más rápido de lo que podemos asumir y necesitamos un tiempo para situarnos e incorporarlos en nuestra vida.

A veces, vienen acompañados de crisis o dificultades que, si todo va bien, pueden ser pasajeras y superarse sin necesidad de ayuda, o bien necesitar un acompañamiento para que la situación sea más llevadera. Incluso las dificultades pueden convertirse en un problema y hacerse síntomas, los cuales requerirán de tratamiento.

Las dificultades también pueden venir, no sólo por los cambios, sino por nuestra relación con los demás y con nosotros mismos.

Vivir es relacionarse con los conflictos. Aprender a afrontarlos, entenderlos y resolverlos, aunque no sea del modo que nos gustaría.

Problemas más comunes por los que buscamos acudir a psicoterapia: